Canciones Infantiles FBFinal

Pasarán los años, cambiarán las épocas, nacerán nuevos ritmos y las canciones infantiles seguirán repitiéndose. Cuando nació Lolo uno de los regalos más lindos que recibí fue una colección de música. Dos CDs de canciones modernas, lindas, entonadas, perfectamente musicalizadas, con voces melodiosas y además personalizadas. Pero las canciones de siempre, ésas de voces chillonas y acordes simples, ésas que me cantaba mi mamá, son las que a Lolo le generan fascinación. Gracias a Youtube he recordado canciones que juraba no tener en mi repertorio; la vaca lechera, pinocho en el hospital de los muñecos, la muñeca vestida de azul, el avión minino, cucu cucu cantaba la rana, pin pon, los elefantes que se balanceaban… entre otras.




Mi mente torcida influenciada por canciones como El Taxi y los años que llevo encima desprovistos de cierta ingenuidad han logrado que encuentre en estas canciones otros significados que no imaginaba en mi niñez. Unos muy traumáticos, otros muy cuestionables y algunos muy “descachados”. Las canciones con su música pegajosa que se repite una y otra vez en nuestra cabeza nos dejan grandes enseñanzas, sino que lo digan ciertos ingenieros y constructores de nuestro país que al parecer utilizan como material para sus edificios la receta de esta tonada:

“El puente está quebrado
con qué lo curaremos
con cáscaras de huevo”

Seguro no seré la primera en quejarse de la canción “Arroz con leche”. En ella se plantea que todos debemos casarnos y además, hacerlo sin tener en cuenta criterios como el amor, el respeto y la admiración; que además, como mujeres no tenemos otra utilidad social aparte de las labores domésticas. Y, como si fuera poco, nos exige no trancarle el paso al hombre de la casa que quiere salir a divertirse.

“Arroz con leche me quiero casar
con una señorita de la capital
que sepa coser, que sepa planchar
que sepa abrir la puerta para ir a jugar”

Si fuera por estas cualidades yo seguiría soltera, la única que cumplí cuando me casé, y a medias, es que nací en la capital. Y como seguramente mi papá está leyendo esto, debo decirles que también el de señorita. Pero a pesar de parecerme una canción machista, retrograda y pegajosa debo reconocerle su valor y el adelanto de pensamiento para su época. Es, tal vez, la primera canción infantil en apoyar el matrimonio igualitario y eso merece aplaudirlo.

“Yo soy la viudita del barrio del rey
me quiero casar y no sé con quien
con esta sí, con esta no
con esta señorita me caso yo”

Pero si Arroz con leche nos dictamina como ser niñas de bien, Pinocho además de ser una canción trágica y traumática es una radiografía tristísima de la realidad de nuestro país.

“Hasta el viejo hospital de los muñecos
llego el pobre Pinocho malherido
porque un espantapájaros bandido
lo sorprendió dormido y lo atacó”

Ni dormidos podemos descansar. La frase no nos inquieta, al parecer llevamos años registrando bombas, masacres, atentados y actos violentos muchos ocurridos en la noche que cuenta con la desprevención como su aliada. Otra razón más para promover el colecho o acaso ¿qué niño va a querer dormir solo después de oír semejante historia?

“Llegó con su nariz hecha pedazos
y una pierna en tres partes astillada
una lesión interna y delicada
y el médico de guardia lo atendió
A un viejo cirujano llamaron con urgencia
y con su vieja ciencia pronto lo remendó
pero dijo a los otros muñecos internados
todo esto ha sido en vano le falta el corazón”

No sabemos que EPS tenía Pinocho, pero por lo menos sabemos que estaba al día porque lo recibieron en ese viejo hospital sin mayores contratiempos y fue atendido por un medico y además un cirujano. Afortunado.

“El caso es que Pinocho estaba grave
y en sí de su desmayo no salía
el viejo cirujano no sabía
a quien pedir prestado un corazón”

Vaya lío con la escasa donación de órganos. Eso sumado a la crisis del sistema de salud, del POS, de las prepagadas nos deja claro que muchas veces lo único que nos puede salvar es un milagro.

“Entonces llego el hada protectora
y viendo que Pinocho se moría
le puso un corazón de fantasía
y Pinocho sonriendo despertó”

El párrafo que le falta a esta canción debería decir que tan pronto Pinocho sonrió demandó al hospital por falta de disponibilidad de recursos y por engañarlo con el trasplante de un corazón que por sus características parece haber sido comprado en el mercado negro.

Y para no desviarnos de temas referentes a la salud, si usted es de las mías, también habrá creído por años que a la pobre muñequita vestida de azul le dio un resfriado porque la sacaron a pasear.

“Tengo una muñeca vestida de azul
zapaticos blancos, delantal de tul
la lleve a paseo y se me constipó
la tengo en la cama con mucho dolor”

Lo cierto es que a la pobre si la sacaron pero no fue un chiflón lo que le hizo daño sino la falta de agua, fibra y fruta en el paseo. Con esa dieta que llevamos en las vacaciones cualquiera se estriñe. Y si aparte la muñeca vestida de azul es como el 90% de las mujeres que no nos sentimos tranquilas para entrar al baño si no es en nuestra propia casa, la cosa se pone más grave. La constipación no es más que la dificultad de evacuar un bollito (lo pongo en diminutivo para que no suene tan guache aunque debería ir en aumentativo). Todos sabemos que esa dificultad causa mucho malestar, ahora entiendo que a la muñeca le hacía falta un descongestionante pero no precisamente uno nasal.

Y si la pobre muñeca está de malas ni hablemos de la vaca lechera difamada. No sé mucho de ganadería pero creo que una buena vaca es una vaca lechera y, en mi caso, una vaca que da leche condensada es una fantasía.
Entonces, que alguien me explique cómo es que una vaca que produce un elixir que puede superar las 300 calorías por cuchara, es una vaca salada?

“Tengo una vaca lechera
no es una vaca cualquiera
me da leche condensada
ay que vaca tan salada
tolon tolon tolon tolon”

En un sentido literal puedo asegurar que la vaca no es salada sino demasiado azucarada, su problema, supongo, es serlo no precisamente con estevia. Pero en sentido figurado entiendo que la pobre está es de malas. En el mundo entero cada vez menos gente consume leche entera, y si una vaca extraordinaria tiene la capacidad de producir otra variedad, tiene que ser muy poco afortunada para dar leche condensada y no leche de almendras que vale el triple. El pobre lechero perdió la oportunidad de ser millonario a consta del fitness y lo sabía… ay que vaca tan salada.

Lo único cierto es que ésas canciones infantiles y muchas que necesitarían otro post son fabulosas; no en vano han perdurado y perdurarán. Puede que detrás de sus frases inocentes, si uno se pone a hilar delgado, encuentre mensajes poco actuales y errados, pero las prefiero a muchos reggaetones que en vez de indirectas tiernas nos lanzan sugerencias explicitas. Prefiero pedirle a Lolo que se consiga una novia “que sepa coser y que sepa bordar” y no una que sólo chupe chévere porque “ eso en cuatro no se ve”.

Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%