El 8 de junio decidí quedarme en casa con Lolo a jugar y a practicar la dejada del pañal. Para las ortodoxas que se asombraron porque mi hijo ya tenia 2 años y 11 meses y no le había quitado el pañal, sólo quiero sonreírles y hacerme la güevona. Llámele pereza, llámele timing o llámele “cada niño tiene un proceso diferente”. Siendo sincera, debo decirles que mi intuición de mamá me decía hace rato que era hora, pero mi condición de humana me obligaba a hacerle el quite al asunto. Pero un día me llene de valor, me abastecí de jabón rey, y traté de recordar mis clases de yoga prenatal para no perder la paciencia. “tengo chichi” empecé a decir cada vez que quería ir al baño y así Lolo me dijera que no quería me lo llevaba a hacer conmigo. Escuché muchas frases disfrazadas de consejos, que durante el proceso se volvieron mitos que me llenaron de falsas expectativas. Descubrí que uno deja el pañal en un día pero eso no significa que el niño también. Así que para que no se estresen inútilmente o se den golpes de pecho porque Fulanita dice que su hija lo logro sin esfuerzo, les comparto las frases-mitos que por poco hacen que Lolo pase de los pañales de bebé a los de adulto sin unos años en el intermedio.




“Esperar que el niño esté listo”. La frase la repite todo el mundo como si hiciera parte de una oración zen, pero no dejan de mirarte con una sonrisa de compasión y regaño si tu hijo ya ha cumplido los dos años, habla, canta, baila y aún usa pañal. Lo cierto es que ellos deben estar listos, pero también y sobretodo nosotras. Si nosotras no estamos listas el proceso será tormentoso y estará destinado al fracaso. Habrá accidentes leves que requerirán un trapero y otra pantaloneta, y habrá accidentes para los que quisieras tener el traje de protección que usan los médicos para los pacientes en cuarentena, o al menos una gripa tenaz que no permita que por tu nariz se cuelen olores causantes de arcadas. Si no estás preparada para soportar con paciencia y amor este tipo de eventos, explotarás en ira, gritarás, llorarás y de paso asustarás a un pequeño bañado en popo que sólo necesita un abrazo para intentarlo la próxima vez. ¿Estás lista mamá?

“No pierdas la paciencia”

 Así ellos estén listos y así nosotras estemos listas, sentir un poco de rabia, desconsuelo e impotencia en algún accidente es normal, sobretodo cuando ya nos sentimos en la otra orilla del charco y estamos más bien encima de uno de miados. Algunas robots dirán que jamás su cordura permitió el paso a estas pasiones tan cavernícolas, quizás a ellas, encerrarse en un baño de centro comercial a limpiar a punta de pañito húmedo una cagadita no avisada, les parece un buen parche, o quizás simplemente son mejores seres humanos que yo. Se puede perder la paciencia, claro que se puede, pero la verdad es que no ayuda perderla delante de ellos. No queremos que le cojan miedo a la taza o que se estriñan por temor. No perder la paciencia es un buen consejo pero a ratos un mito. Si sienten que la pierden no se sientan asesinas en potencia, simplemente humanas. Cuenten hasta 10, piensen que somos una partícula ínfima de este universo y que la cagada no es tan cagada, sonrían, respiren, abracen a sus chiquitos (si los quieren alzar allá ustedes con la untada de brazo) y vuélvanlo a intentar. Limpiar un culito de bebé es mucho más ameno que uno de anciano, así que relájense que a ellos de pronto les cobraremos la labor dentro de unos años.

“El niño te avisa cuando ya no quiera pañal”

 Al parecer hay niños que con la elocuencia de un sabio vienen y te avisan que ya no quieren ese adminiculo de primera necesidad altamente contaminante. En mi caso (no faltará quien me culpe por esto) Lolo más que elocuente es práctico, y si no fuera porque empezamos a convencerlo del proceso hubiéramos podido llegar a celebrar los 12 años con pañal, porque para su lógica era muy cómodo no tener que interrumpir un juego, una película, no tener que usar un baño público (trauma heredado por mi, lo reconozco) o no tener que apretar de más los esfínteres en un trancón y sufrir con cada hueco bogotano. A mi no me avisaron, yo le pregunté a Lolo muchas veces, hubo varios intentos antes y varias renuncias el mismo día, hasta que esta vez, mi hijo parecía tener la disposición y yo la convicción.

“En una semana deja el pañal”

A esta frase quisiera contestar como dicen los actores en el teatro antes de salir a función “Mierda Mierda Mierda”. Hay páginas de internet que te dicen como lograrlo en 5 e incluso en 3 días. Repito, no faltará la mamá postre que te diga que si los niños están realmente listos dejarán el pañal de un día para otro y sin accidentes, pero yo de postre no tengo nada y soy más bien común y corriente tirando a demasiado normalita. Y para los viles mortales como yo, el proceso puede durar semanas o incluso meses, para poder decir, sin temor a que los pantalones mojados de tu hijo de contradigan, que ya se superó la era del pañal. La verdad es que los niños dejan el pañal en un día, si con eso quieres decir que desde ese día no le volviste a poner uno. Pero lo dejan en varios meses, si con eso quieres decir que llevas más de 30 días sin accidentes.

“No lo premies o castigues”

En lo de castigarlo creo que todos estamos de acuerdo, pero en lo del premio todas caemos en la tentación, así la teoría repita y repita que no debemos hacerlo. Conozco mamás que premiaron con gomitas, otras con stickers y otras con visitas a parques. El acierto de llegar a la tasa para una miada o para el temido número 2 merece una celebración. En mi casa cantamos y bailamos como bobos con cada sentada de Lolo y por cada acierto le damos un M&M (sí uno, no la bolsa entera, son varias idas al baño en un día y nadie quiere un coma diabético) y una carita feliz pintada en la pared. A Lolo se le volvió un juego, pide premio para mamá cuando ve que estoy en el baño, pinta sus propias caritas tristes cuando no lo logra y salta, con la misma falta de ritmo de los papás, cada vez que la taza canta en señal de haber recibido sus líquidos y sólidos.

“No hay afán”

Cada niño tiene su proceso y nadie mejor que nosotras para saber el momento indicado. En ese orden de ideas no vale la pena apresurarse. Pero lo cierto es que tampoco podemos quedarnos atrás demasiado, dejar el pañal es un paso que todos deben dar tarde o temprano, es un paso que los empodera con una independencia maravillosa, y es un paso que les abre posibilidades en el mundo. Y así no nos guste, el mundo tiene unas dinámicas de las que no podemos relegarnos. “Para el siguiente nivel los niños ya deben ir al baño”, “El curso se dicta a niños de 3 a 4 años que ya no usen pañal”, “sigue mamá a tu control pediátrico, para empezar deja el niño en calzoncillos”, etc.  Y eso sin contar que los berriondos son una rentica importante en la canasta familiar.




A modo de tips:

  • A mi me funcionó quedarme en la casa los primeros 5 días, saliendo sólo al jardín, donde las guías me apoyaban con el proceso. Las tardes en casa te dan la tranquilidad de, perdón la redundancia, estar en casa. Tienes toda la ropa a tu disposición, puedes estar en bola, tienes a la mano trapero, toallas, jabón y dado el caso la ducha.
  • Salir de casa días después, aún sin tener la certeza de que todas las veces tu hijo avisa, es una especie de reto que a ellos les ayuda a entender mucho más el proceso. Empaca tres pintas, pañitos húmedos e invítalo a conocer el baño de todos los lugares a donde vayan.
  • Para salir de casa e ir más tranquila puedes usar los famosos “pull up” pero debes recordarle ir al baño cada tanto para que ambos no se confíen en el pañal y pierdan terreno ganado.
  • Si eres más guerrera y audaz, puedes comprar unos calzoncillos de entrenamiento (yo los compré en Mothercare, ahí perdonarán la cuña pero sé que muchas me van a preguntar) que tienen una especie de forro en toalla. Evitará que los accidentes sean mayores pero tu hijo igual se mojará y entenderá la dinámica.
  • Relájense. Los accidentes no son tan graves así que dejen la preguntadera cada 15 minutos. La idea tampoco es desesperar a los pobres con “¿tienes chichi?” a cada rato.
  • Quítate de la cabeza que en tantos días no habrá accidentes. Cuando le pregunté a una amiga cuánto se había demorado en quitarle el pañal a su hijo me dijo “3 meses”. Yo llevaba dos días y esto me pareció una exageración, días después agradecí su respuesta porque descubrí que en medio de muchos aciertos se cola uno que otro accidente. No fijarse una meta sino vivir el día a día también les disminuye las ganas de llorar y la rabia cuando no la logran.
  • Jamás canten victoria. Yo ya salgo con Lolo a la calle, voy a cine, al parque, incluso él bailó en su clausura sin pañal y hasta hemos cogido carretera de tres horas. Pero todavía cargo en mi bolso tres pintas, un pull-up por si la desconfianza o la comodidad se apoderan de mi, le pregunto a cada rato si quiere ir al baño y sigo festejando cada ida al baño como la primera.
  • Como dicen por ahí “nadie aprende en cuero ajeno” así que vivan su proceso como mejor les funcione en casa… no crean en todo lo que dice internet (incluido este martes de post-parto) y no se dejen achicopalar por ninguna mamá postre o robot que asegure que todo fue fácil, natural y sin complicaciones. Y chao que tengo chichi. Perdón, es la costumbre de andar avisando a ver si alguien más en casa me copia.





Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%

Si todavía no tienes tu GORRA DE SONRÍE haz clic aquí!!!

¿Alguna vez jugaron “Yo nunca he…”? Seguro que sí. Es el juego por excelencia de los adolescentes para averiguar verdades, descrestar amigos y, obvio, emborracharse. Gracias a este juego  supe que una amiga ya no era virgen, que todos han meado alguna vez en la ducha y que un ex novio era una verdadera piltrafa. En esa época después de cada frase de “Yo nunca he…” si uno sí lo había hecho se tomaba un trago. Hoy haré lo mismo con ustedes a la distancia, espero que en mi nombre se tomen al menos 5. Juguemos “Yo nunca he…”:




    • Yo nunca he dejado a mi hijo arrugarse como una uva pasa en la tina, para alcanzar a vestirme y maquillarme. (No quedé espectacular pero al menos decente)
    • Yo nunca le corté un dedo por cortarle una uña. (Me dolió más a mi, lo juro)
    • Yo nunca he olvidado untarle bloqueador en clima frío. (Con verle los cachetes rojos por la noche es suficiente castigo)
    • Yo nunca le he dado gaseosa light. (Les juro, tiene menos azúcar que un té)
    • Yo nunca he dado una vuelta más a la manzana en el carro para que se duerma. (Necesitaba escribir un post)
    • Yo nunca pensé quitarle el pañal apenas cumpliera dos años. (Es que me daba física pereza)
    • Yo nunca lo he llevado a una piñata el día equivocado. (En mi defensa, no me equivoqué en la hora y llegué, como cosa rara, muy puntual)
    • Yo nunca he hecho de comida dos noches seguidas perros calientes, ponga la comida chatarra que más se repite en su casa. (Saber que uno va a la fija no tiene precio)
    • Yo nunca he gritado “Ya no más” (Aunque sepa que no se debe gritar).
    • Yo nunca he limpiado sus cachetes y su nariz con mi índice untado de babas. (Y eso que en la cartera tenía pañuelos, pañitos húmedos y jabón desinfectante)
    • Yo nunca lo he mandado al jardín un día que no había clase. (Y que encartada me pegué)
    • Yo nunca he olvidado revisar cibercolegios a diario. (¿No pueden también mandarme los mensajes por Whatsapp? ¿Al menos los urgentes?)
    • Yo nunca lo he dejado ver televisión más de la hora recomendada por expertos. (¿Ya le habré ocasionado daños irreversibles?)
    • Yo nunca he dicho groserías delante de él. (Una vez, un par. Bueno, muchas veces)
    • Yo nunca me río cuando se las oigo decir a Lolo. (Es que le suenan divino)
    • Yo nunca he olvidado llevar dolex, curitas y elementos básicos de un botiquín para viajar con niños a lugares donde la droguería más cercana queda a dos horas en lancha. (Digamos que soy positiva)
    • Yo nunca tengo que buscar el registro civil de nacimiento de Lolo para poder decir su número. (Pero lo tengo anotado en el celular)
    • Yo nunca he dicho “Dile a tu papá” con tal de zafarme de hacerle el favor. (Sin que el papá me oiga, obviamente)
    • Yo nunca he preparado comida horrorosa que mi hijo igual se ha comido. (Yo la he probado al final y no me explico cómo lo hizo)
    • Yo nunca le he dado dulces antes, durante o después del almuerzo. (Si no es ahora que los quema jugando, entonces cuándo?)
    • Yo nunca he puesto en duda que ser mamá fue la mejor decisión. (Han sido unos segundos en unos días de esos bien malos)
    • Yo nunca me he dormido antes que Lolo y lo he dejado viendo babytv hasta que le de sueño. (Hay días que ni tres bebidas energizantes ayudan)
    • Yo nunca le he prestado mi Ipad, aunque Lolo asegura que es de él, para almorzar sin afanes en un restaurante. (Juegos educativos casi siempre. Bueno, algunas veces)
    • Yo nunca he peleado con mi 10% porque no hace las cosas con Lolo como yo las hago. (Y eso que a su manera a veces es mejor)
    • Yo nunca he criticado a otras mamás. (Y después un comportamiento de Lolo me ha hecho tragar mis palabras)
    • Yo nunca quise tomarme una selfie acostada en la cama con Lolo pero el celular se me resbaló de las manos y cayó directo y con toda la fuerza de gravedad sobre su frente (Lolo lloró, mi 10% llegó corriendo preocupado, yo dije “no sé que le pasó”, la pena no me dejó confesar la selfie… hasta hoy…ojalá no me lea)




Juro solemnemente que a pesar de estos, y otros “yo nunca he” que seguro se me escapan, he criado un niño feliz, saludable y normal. Por cada metida de pata cometida podría apostar que he tenido un par de buenos aciertos. No seré perfecta, no prepararé las mejores sopas ni podré dar charlas de crianza, pero algo tengo que estar haciendo bien. O al menos la sonrisa de Lolo cada vez que me ve, de eso me tiene convencida. A fin de cuentas, yo nunca he sido tan feliz como desde que me convertí en mamá. Salud… Nos va a dar guayabo a todas, verdad?

 




Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%

Si todavía no tienes tu GORRA DE SONRÍE haz clic aquí!!!

Somos dramáticas y exageradas por naturaleza. Cuando estamos solteras, éstas características nos vuelven desesperantes, cuando estamos entusadas hasta la mejor amiga nos huye, cuando nos casamos nos pueden hacer hasta firmar un divorcio. Pero  cuando nos volvemos mamás, es cuando en realidad el asunto crece a proporciones espeluznantes. El dramatismo, la exageración y la locura se elevan a una potencia que no me enseñaron en el colegio. Valga la pena aclarar, que me gradúe de uno más bien mediocre, así que puede que mi anterior frase no tenga ningún sentido. Lo cierto es, que somos tan sentimentales, tan entregadas, tan locas que creemos que la maternidad es mucho más complicada y desafiante que la paternidad. Para sobrevivir la familia nuestra y la de él, las amigas preguntonas y los desconocidos metiches, hemos aprendido a sonreír y hacernos las güevonas. Pero ni por medio segundo nos hemos detenido a pensar si ellos, los padres, nuestros adorados y en este caso abnegados 10%, también han necesitado sonreír y hacerse los güevones. Creemos que ellos, los padres, la tienen fácil, que no sufren, que van en coche, que no aprietan nalga como nosotras y, aunque nos cueste creer lo que voy a decir a continuación, estamos equivocadas. Ellos sonríen y tragan entero incluso más a menudo que nosotras. Ellos respiran y cuentan hasta 10 porque, aceptémoslo, a veces vivir con la versión nuestra después de un hijo no es algo sencillo. Yo le admiro a los hombres, más que orinar parados, la facilidad para no darle mayor trascendencia a las cosas. Esa envidiable manera de no tomar una indirecta, por directa que sea, personal. Esa singular manera de olvidar rápido las cosas que no importan, así en ese proceso también se les cuele uno que otro dato importante. Esa torpeza para mentir con tal de no armar un zaperoco. Yo les quiero agradecer las mil y un veces,  aunque acá sólo me caben cinco, que sonríen y se hacen los güevones con tal de vernos felices o la menos tranquilas.




  1. “Amor, ¿en serio otra vez con el celular?

La verdad: Nosotras también nos pegamos al celular como babosas a una pared, pero somos más disimuladas, o al menos eso creemos. Pero verlos a ustedes pegados a ese aparato, así sea porque están escribiendo un mail al mismísimo Presidente de la República, nos saca de casillas. Nos transformamos en esa mujer que nadie quiere cerca y le damos rienda suelta a frases como “si has estado toda la tarde en la oficina ¿cómo es posible que llegues a enajenarte con ese celular y no le juegues al niño?” “otra vez con ese verraco celular” y otras peores en las que nos victimizamos de la peor manera “es que ya no nos pones cuidado” “es más importante un aparato que nosotros”.

Lo que quisieran contestar: Eh, hasta en la propia casa de uno lo joden

Lo que usted debe hacer: Sonría y hágase el güevon y SUELTE DE UNA VEZ ESE JIJUEMADRE CELULAR!.

  1. “Amor, ¿esterilizaste los teteros?”.

La verdad: No. Ustedes no desarrollan con la llegada del bebé el trastorno obsesivo compulsivo por la limpieza, pero en cambio la practicidad, esa misma que a nosotras a veces nos hace falta, les dictamina cada movimiento. Esa practicidad, que nos hace querer ahorcarlos por momentos, hará que no esterilicen un tetero a las 2 de la mañana o más de una vez en un día. Hará que no cambien un pañal, que se cae por su propio peso de los miados, si los dejamos toda una mañana con el bebé porque el comercial dice que aguantan hasta 12 horas. Hará que si les pedimos que empaquen la pañalera, la olviden en casa o no incluyan el objeto preciado del cual la pañalera hereda su nombre, el pañal.

Lo que quisieran contestar: No, ¿para qué?

Lo que usted debe hacer: Sonría y hágase el güevon. No se exponga a una cantaleta sobre bacterias, orden, cuidados mínimos del bebé y las expectativas que tenemos depositadas en usted como papá.

  1. “Tu eres mi 10%”.

La verdad: No son nuestro 10%. Son nuestro todo, aunque a veces parezca que el bebé los ha desbancado. Desde la tribuna a veces también se sufre y más de una vez durante el embarazo, el parto y la cuarentena estoy segura, sintieron la impotencia de no poder ayudarnos a cargar un poco de dolor. No son el 10% porque más menudo pierden la batalla contra nosotras de ir por el retoño a media noche a la cama. No son el 10%, porque por alguna burla del destino casi siempre, aunque hay algunas afortunadas que pueden decir que no, el bebé es igualitico a ustedes. No son el 10% porque sin ustedes nuestro 90% pesa demasiado.

Lo que quisieran contestar: ¿Así? ¿Qué dijo primero mamá o papá? ¿Quién limpió el vómito del suelo a media noche? ¿Quién se hizo el fuerte para que tu no te estresaras y el bebé no se asustará? ¿Quién se escapa de la oficina para acompañarlos al pediatra?

Lo que usted debe hacer: Sonría y hágase el güevon. Usted y nosotras sabemos que el término 10% está impregnado más de amor que de cualquier otra cosa. Síganos la corriente y háganos sentir imprescindibles.

  1. “Amor, quiero otro bebé”.

La verdad: Puede que ya lo haya pensado, puede que le den ganas pero cuando lo oyen de nuestra boca sienten pánico y tienen pesadillas con una hoja de excell durante semanas.

Lo que quisiera contestar: ¿Otra vez quieres pesar 20 kilos más? ¿Ya se te olvidó lo que lloraste con la lactancia? ¿Estás segura que quieres volver a no dormir por la noche? ¿Sabes cuánto valen los colegios?¿Te recuerdo como son los primeros días y los primeros meses?¿Es posible querer tanto a otro hijo como al primero?

Lo que usted debe hacer: Sonría y hágase el güevón.

  1. Amor, ¿te gustaba más mi cuerpo antes del bebé?”.

La verdad: Si y no. Antes podríamos estar menos fofas, con las tetas más rellenas, con cero estrías y más juventud. ¿Y a quién lo le gustaríamos así? Añorar la silueta que teníamos es una estupidez si para recuperarla, tuviéramos que renunciar a la dicha de ser mamá. Esos detalles de nuestro cuerpo que ahora nos atormentan a ellos ni los inmutan. El amor es una cosa tan extraña, y por extraña quiero decir maravillosa, que siempre hará que nos vean por el ángulo que más nos favorece.

Lo que quisiera contestar: Me gustaba antes y me gusta ahora. Puede que si te comparo con las fotos que me mandan mis amigos al grupo de whatsapp, de grillas haciendo cochinadas, estás en clara desventaja, pero nadie quiere envejecer al lado de alguna de ellas. (o si?)

Lo que usted debe hacer: Sonría y hágase el güevón, y de paso apretújenos como adolescente en rumba de pre-icfes a las 3 de la tarde y háganos sentir más perfectas que Giselle Bünchen.




Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%

Si todavía no tienes tu GORRA DE SONRÍE haz clic aquí!!!

Pellizcables. Si esta palabra de verdad existiera en el diccionario, su definición sería algo así como: eso que no hacemos pero que podríamos hacer si no estuviera mal hecho. La moral no significa que a veces no nos den ganas de hacer cosas, sino no hacerlas. Al parecer, en este momento alguien recoge firmas para quitarme a Lorenzo porque mis palabras fomentan a la violencia. Es broma, no sobra aclarar. Me acusaron de fomentar la violencia por utilizar una palabra tan atroz como pellizcable contra un niño, como si por el hecho de desearlo, estoy segura que no soy la única que se le ha cruzado por la cabeza, significara que lo hubiera hecho. Que pena con las santísimas vírgenes Maria que jamás han torcido ojo ante un niño inmanejable ajeno. Niños que parece que se le salieron de la mano a las mamás. Cuento con la suerte de ser una niña que nunca fue golpeada por sus padres para castigarla y adoctrinarla. Cuento con la inteligencia y el amor para no hacerlo con mi hijo. Y es ese amor, el que me refuerza cada día más, que hacer que mi hijo respete ciertas normas lo convierte en un ser amoroso, respetuoso y respetable. Negociarlo todo porque el niño así lo quiere sólo lo vuelve egocéntrico, sordo ante las necesidades de otros y prepotente. Por naturaleza ya tenemos que aprender a manejar las pataletas normales de un niño como para sumarle a ellas, una actitud peor debido a un niño que sabe que siempre puede hacer lo que quiere. Tampoco olvidemos que todas tenemos algo llamado sentido común, y algo mejor aún, llamado instinto maternal, lo que nos permite saltarlos ciertas reglas por diversas situaciones particulares (que hoy está enfermo, que el llanto es además por otro problema, que su negativa tiene otras razones , etc) En mi casa hay varias reglas, normas, órdenes, póngale el nombre que quiera… A modo de ejemplo una a continuación:

1pm: En mi casa siempre se sirve el almuerzo a la una en punto. Papá viene hambriento del trabajo, a mamá le suenan las tripas del hambre y Lorenzo jugando con unos bloques dice que no quiere almorzar.

  • Ana: Lolo está servido el almuerzo, vamos
  • Lolo: No
  • Ana: ¿No tienes hambre?
  • Lolo: No
  • Ana: Ok, mamá si tiene mucha. Puedes quedarte jugando, cuando tengas hambre me avisas, pero mamá si se va a sentar a la mesa a almorzar con papá. (Obligar a comer a alguien que no tiene hambre si me parece un acto violento)
  • Lolo: uaaaaa uaaaaa (No sé claramente como describir el llanto, pero el caso es que Lorenzo quiere que yo siga sentada a su lado y no reciba mis alimentos)




Cuando Lolo era bebé me senté a la mesa frente a mi almuerzo frío muchas veces cuando ya todos los comensales se habían retirado. Lolo era un bebé y a veces tenía que amamantarlo a esa hora, o a veces me quedaba arrullándolo para que durmiera, etc. Hoy está por cumplir tres años y entiende lo que es la empatía, el bienestar del otro, sabe que tiene necesidades pero que papá, mamá, los abuelos, sus amigos y primos, también.

  • Ana: amor, si quieres me acompañas así no tengas hambre y ahora seguimos jugando. Tenemos toda la tarde para jugar.
  • Lolo: No
  • Ana: ok, entonces quédate jugando y mamá viene apenas termine.
  • Lolo: No.

Alguien está diciendo demasiados NO y no soy yo.

Me siento a la mesa y almuerzo con mi 10%. La primera vez Lolo vino a tratar de halarme de la mano para pararme de la mesa de una manera agresiva, lloró, le conté hasta 10 y cuando la calma regresó se sentó a almorzar al lado mío por decisión propia. Después jugamos toda la tarde. La segunda vez primero dijo que no quería almorzar, y al rato cuando íbamos por la mitad llegó a la mesa y se nos unió. Ha habido unas veces que decide quedarse jugando y almuerza dos horas después, hay otras que a la primera viene y se sienta, pero aprendió a respetar. En este caso, respetó el hambre de sus papás y nos regaló esos 10 minutos, gracias a un no no-negociable que una vez usé.

Los niños tienen muchas necesidades que debemos satisfacerle nosotras, pero a medida que crecen, sobretodo después de los dos años, también debemos satisfacerles una necesidad y es la de conocer el mundo y aprender a relacionarse con él. Porque oh sorpresa no vivimos en una isla desierta. Sólo con estos límites y un no a tiempo entienden que ellos tienen necesidades pero también el resto de personas. Una regla mínima de respeto que nos permite decir que estamos educando seres humanos capaces de relacionarse con los otros, de respetar espacios, de sentir empatía por el otro y, eso que tanto nos cuesta de adultos, que es ponerse en los zapatos del otro.

Póngase a la tarea de ver niños a los que nunca se les dice que no y se darán cuenta de lo difíciles que son. Hasta la vida misma se pone difícil. Salir a la calle es una odisea. Jugar con ellos, a menos que sea todo como ellos dicen, es imposible. Y ni les digo los problemas que tienen de adultos. Yo quiero que mi hijo respete a otros niños, que respete a sus abuelos, que se respete a si mismo. Sólo así podrá exigir respeto también. Quiero un hijo que entienda que la idea del otro también puede funcionar, e incluso puede ser mejor, y no uno que imponga la suya a como de lugar porque así ha funcionado siempre en casa. Quiero un hijo que también pueda decir que No, cuando algo le parece incorrecto. Quiero un hijo que entienda que no todo es negociable, como quisiera que lo entendieran nuestros políticos. Quiero un hijo que pueda relacionarse con la sociedad de manera amorosa y el trato amoroso nace del respeto. Tengo varios no no-negociables y van cambiando a medida que Lolo va creciendo, todos basados en el respeto hacia él y hacia nosotros que somos su universo más cercano en este momento. No creo que sea violento querer entregarle a la sociedad un hombre amoroso que respete que hay ciertos límites que todos debemos respetar para una convivencia llena de amor. Ya lo dijo mejor que yo, Jean Paul Sartre “Mi libertad se termina donde empieza la de los demás”.




Hace unos años un sobrino sufrió un accidente que nos volcó a todos con exceso de mimos sobre él. Necesitaba todo nuestro apoyo y amor, y durante su convalecencia y recuperación hicimos todo para complacerlo. Recuerdo un día que recorrí tres supermercados en busca de un helado especifico que él pedía, y estaba bien, era el momento de no escatimar esfuerzos para hacerlo sentir mejor. Después, alguien muy acertado le explicó a su mamá, quien después me lo contó a mi, la necesidad de no desdibujar las reglas de casa, no suprimirle sus tareas domésticas y escolares, no olvidar las horas establecidas para dormir, para ver tv, y no evitar corregir si tenía una conducta grosera a pesar de su situación. Su “desventaja” (que no lo es) no podía ser la excusa para manipular al mundo, ni nuestra razón para victimizarlo y de paso limitarlo. Si alguna vez se cruzan con un niño adorable, respetuoso, amoroso y de muy buen humor puede ser él.




Los niños son capaces de cosas maravillosas, no limitemos su potencial creyendo que no pueden entender y aprender de un no no-negociable. Igual cada quien tiene derecho a criar bajo las creencias que considere más prudentes y adecuadas…y ojalá la suerte nos acompañe a todas en esta tarea. 

 

Martes de Post-Parto - Abrazables pellizcables

Niños que dan ganas de abrazar y niños que dan ganas de pellizcar. ¿Los han visto? Sé que todas saben a lo que me refiero. Los niños son por naturaleza tiernos y apapachables, es muy difícil no caer rendidas ante sus cachetes, a sus medias lenguas chillonas y ocurrentes, a sus manitas suaves y regordetas. Pero hay unos, que aunque tengan más cachetes que Quico nos inspiran pellizcarlos y no precisamente como una expresión de amor. Nada tiene que ver con qué tan modelos de portada de revista parezcan. La ternura y la simpatía por un niño, así como el desagrado por el, radica en su comportamiento.




Los niños son niños, harán pataletas, llorarán, gritarán, no se quedaran quietos. Pero basta pasar una hora con un niño para ver la línea divisoria entre esa actitud infantil normal de un niño y una desesperante.

Yo, como toda mamá de mi generación, leí sobre crianza con apego, disciplina positiva, sobre el diálogo por encima de todo y en todo momento, sobre la manera correcta de hablarle a nuestros hijos para que entendieran el porque de nuestra decisión. Y hoy, a pocos días de que Lolo cumpla tres años me atrevo a decir que algunas lo entendimos todo mal. Nos hemos preocupado tanto por pulir y perfeccionar la crianza, que en ese miedo que nos han inculcado de no generarle traumas a los niños, olvidamos que a veces cuando mamá o papá dicen que No, es No, sin importar que no tengamos una razón que los niños en este momento de su vida puedan entender.

Tengo tres hermanos mayores, todos hombres. Soy la única niña y la menor, o en otras palabras, soy la consentida. Ser la consentida a veces se confunde con ser la malcriada, y no niego que alguna vez me haya portado como tal. Pero sobre todo se traduce en ser consentidora. Y yo soy absurdamente consentidora. Soy tan consentidora que si no fuera por una dosis de mi 10% en el momento adecuado y el ejemplo de algunos niños que quiero pellizcar, me podría cagar (no encuentro otra palabra mejor) a Lorenzo a punta de mimos. Nuestra crianza, sea la que sea, hace de nuestros hijos unos niños abrazables o unos pellizcables.

Los terribles dos años llegaron para cuestionarme y para obligarme a hacer unos ajustes en materia de educación en mi casa. Pasamos de un bebé que necesita todos nuestros mimos y abrazos, a un niño que necesita mimos, abrazos y aprender a obedecer. Y comencé a debatirme cuando ser un poco de derecha y cuando ser un poco liberal con Lolo. Yo tengo amigas a las que nunca les he oído alzar la voz y otras a las que quisiera ablandar un poco y, con lo que voy a decir a continuación puede que una horda de mujeres me ataque, pero estar en compañía de los niños con los que han sido un tris más estrictos es más ameno y llevadero. Los niños pellizcables no permiten el juego, mandan todo el tiempo, parecen unos adultos encerrados en un cuerpo pequeño, necesita ser el centro de atención siempre, son unos mini dictadores y tienen a sus pies unos padres que con tal de evitar el conflicto, optan por negociarlo todo. Pues yo no quiero negociarlo todo.

Si de algo me he dado cuenta, es que los limites que ponemos en casa nos salvan la vida cuando estamos afuera. Y no hablo de limites consensuados sino de órdenes y reglas con una voz fuerte y clara. Le tememos tanto a la palabra orden, la tenemos tan ligada a la opresión y a un carácter negativo, que creemos que darle un par de ellas a nuestros hijos es traumatizarlos e irrespetarlos.

Desconfío un poco, mucho seamos sinceras, de esas mamás que sin importar el nivel de pataleta del niño no pierden la compostura. Me cuestionan esas mamás que justifican todas las rabieta con un “es que tiene sueño”. Y me preocupa que Lolo llegué a ser uno de esos niños que dan ganas de pellizcar en vez de abrazar.




Debo confesar que no siempre pensé así. Confíe mucho tiempo en que el amor por los hijos consistía en sólo darles amor y más amor. Y que ese amor se traducía en cero gritos, en olvidarme de mis necesidades, en suplir al 100% las suyas y en verlo siempre sonriendo. Tenía razón en una cosa, el amor por los hijos sí consiste en darles amor y más amor. Pero ese amor no me convierte en una esclava de todos sus deseos, ese amor me da derecho a decir No, ese amor me obliga a no negociarlo todo y ese amor veces puede que no lo haga sonreír. Y tuve que compartir con un par de niños pellizcables, e incluso ver al mío haciéndome quedar mal un par de veces, para dame cuenta de eso. 

He pasado tardes con niños fabulosos que sin dejar de ser niños y llorar a ratos, pelear por un juguete y ponerse bravos, son tiernos, amorosos y disciplinados. He pasado otras tantas con niños que me asustan, me desesperan y quisiera pellizcar. He llegado a casa angustiada de pensar que si no pongo claros los límites, el niño que van a querer pellizcar es el mío.

Fui la consentida de mi casa y aún así recuerdo más de un No que me supo a cacho en su momento y hoy lo agradezco con el alma. Cuando tenía 13 años mi papá me prohibió tener novio, todas mis amigas tenían, todo el mundo tenía!,  pero mi papá retrogrado insistía en hacerme pasar la vergüenza de quedar al frente de todos como una niña chiquita. Hice pataleta, lloré, le escribí cartas a mi papá exponiendo mis razones, él me escribió otro par con las suyas. Razones que me parecieron exageradas y tontas. Hoy, muchos años después, como por no delatar los 33 que este año cumplo, entiendo todos y cada uno de sus motivos y sobretodo los agradezco. Mis amigas de esa época pasaron por las manos de casi todos mis amigos de esa época. Yo, seguro soy recordada como la bobita que no dejaban tener novio y que para mi dicha y fortuna (he visto lo que le ha hecho la adultez a algunos de ellos por Facebook) no aparece en su lista de conquistas. Tenía trece años y ni en ese momento entendí las razones. Lolo va a cumplir 3, no todas mis razones tiene que entenderlas pero si obedecerlas.

Ya no admiro a la mamá que concilia todo, más bien le temo y le huyo a su retoño. Ya no critico a la que le exige un poco más a su hijo sino que me declaro fan enamorada de su hijo abrazable.


Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%