Ser mamá es, de lejos, la labor más difícil, retadora y compleja del mundo, y aún así, nos embarcamos en ella sin tener siquiera un simple manual de instrucciones. Cada experiencia y cada hijo es diferente por eso he optado por no creerle a aquellos “gurús” que defienden una teoría o desprestigian otra. El colecho, la lactancia materna, la disciplina, la niñera etc., son temas que siempre encontrarán quien los defienda y quien los satanice. Para mi, que cada una haga lo mejor que pueda, cuando las cosas se hacen con amor no pueden quedar tan mal hechas. Hay tantos temas que nos dividen, lo que hace imposible escribir un “Manual de Cómo ser Mamá”, pero por fortuna hay muchas otras situaciones que nos unen. Estas son sólo frases que aunque no nos cambiarán la vida, saberlas, aplicarlas o decirlas de vez en cuando nos pueden alivianar nuestra labor diaria. Mis “5 frases que describen lo que es ser mamá” es un compendio de expresiones que he ido subiendo a mi página en Facebook desde que comencé a escribir este blog. Aquí, las 4 más exitosas y una quinta que hace su estreno:

Número 1

1510897_1609534282615881_7855980372176025143_n

Hay algo más real? Antes de ser mamá criticaba a la mía por hacerme comer champiñones que ella no probaba porque los odiaba. Peleaba con ella porque quería meterme a clases de piano cuando ella no tocaba ningún instrumento. Me bastó ser mamá para entenderlo todo. Somos así y no porque seamos perversas, represivas y obstinadas, simplemente somos mamás y queremos que nuestros hijos sean mejores que nosotras y lleguen mucho más lejos.

Número 2

10671237_1597173327185310_2104592122793319158_n

Quién no ha sentido que las siestas del bebé son demasiado cortas para alcanzar a hacer el resto de cosas que nos gustaría hacer? Quién no ha sentido ese mirada reproche por no hacer algo más que cuidar al bebé? La realidad es que yo hago de todo pero no hago nada. Y por “nada” me refiero, a cosas que el resto de humanos no ven a simple vista, o no les parecen desafiantes, o no pueden medir su valor en dinero. A mi el día me alcanza para hacer todo lo que el bebé quiere pero nada que yo necesite.

Número 3

10501846_1600498583519451_2728786148365330130_n

Muchas marcamos con rojo ese anhelado día en el calendario en el que por fin,  después de solucionar los problemas de logística del cuidado del bebé, vamos a salir de nuevo a la calle en la noche, con tacones, maquillaje, oliendo a perfume y no a vómito, para disfrutar unos tragos como antes. Lo cierto es que este día llega y una vez dejamos el bebé no dejamos de hablar de él, nos da sueño a las 11.00pm y lo peor de todo es que descubrimos que nuestro hígado no es el amigo resistente y fiestero que teníamos en la memoria. Volvemos a casa alzadas y listas para recibir un guayabo que nos acompañara tres días seguidos.

Número 4

10923540_1593304377572205_5316600163903503508_n

Un verdadero clásico que no necesita presentación.

Número 5

No engordar Listo

Ser mamá me ha vuelto una caneca o para ponerlo más elegante una recicladora.  No sé si es pesar o antojo pero no hay migaja que deje Lolo que yo no me coma. Si un genio se me apareciera mi deseo sería que Lolo se comiera todo lo que le sirvo en el plato o en su defecto que el hecho de que yo le de remate no se refleje en mi peso. A las mamás nos debería premiar y blindarnos contra las calorías que dejan los sobrados.

Hasta ahora mi compendio va en estas cinco se me ocurren mil más que seguiré posteando poco a poco. A ti se te ocurre alguna que merezca un meme?

No comments

LEAVE A COMMENT