frases BLOG lista

Desde el primer día que sabemos que estamos embarazadas nuestra cabeza comienza a organizar las ideas que tenemos acerca de la maternidad. Ideas que aunque están llenas de sentimientos bonitos están muy alejadas de la realidad. Queremos ser las mejores mamás, queremos criar los hijos más educados y felices, queremos alimentarnos de la manera más sana y divertida, queremos hacerlo todo tan perfecto que, de repente mientras sentimos esas pataditas deliciosas en el estómago, pensamos que todas las mamás que conocemos lo han hecho mal y “No” eso no nos va a pasar a nosotras. Tenemos tantas percepciones, juzgamientos y conceptos divagando por nuestra cabeza, mientras andamos con una barrigota buscando baños por el mundo, que sólo hasta que ese bebé respira por si mismo por primera vez, nos damos cuenta de lo inútiles que son. Cualquier idea que podamos tener frente a cómo seremos como mamás no es más que una ilusión, no en vano idea e ilusión son sinónimos. Saber que vamos a ser madres despierta, en unas más que en otras, un aire de superioridad frente a las que ya lo son, pues estamos convencidas que nosotras podemos hacerlo mejor.

Yo me sentía la última Coca-Cola del desierto cuando estaba embarazada. Y no precisamente porque me sentía sexy con esos kilos de más (con un poco de oso lo reconozco) sino porque juraba y comía mocos que con haberme leído todas las teorías de lactancia, de crianza o de sueño, haber hecho el curso psicoprofiláctico juiciosa y haber visto experiencias desastrosas en amigos y familiares, yo estaba lista para convertirme en la mejor mamá del mundo sin repetir esos errores. Recuerdo haber visitado a amigos con hijos y salir diciendo con ese tono sobrador que adoptamos cuando creemos tener la razón “yo si lo voy a mandar a dormir a su cuarto solo desde los 3 meses, ¡qué es ese hacinamiento en el que viven! … pobres”. Recuerdo haber almorzado con mis hermanos y sus hijos y decir entre risas “yo sí les voy a parar bolas, les voy a jugar y no los voy a embobar con el celular”. Recuerdo haber visto una mamá en el parque hablándole fuerte a su bebé y haber pensado “yo si no voy a perder la paciencia, tiene uno que ser muy malo para hablarle así a un hijo”. Recuerdo haber oído a amigas quejarse de la lactancia y mientras les decía que las entendía pensaba que eran muy flojas, que en ese video del curso psicoprofiláctico me lo habían explicado todo bien para que no doliera y que “yo si iba a cumplir los 6 meses mínimos de lactancia exclusiva para que mi bebé estuviera lleno de defensas y creáramos ese vinculo afectivo exclusivo”. Ahora la que recibe a Lolo en su cama, la que pone un video en el celular para poder hablar un minuto con sus hermanos, la que ha subido el tono de su voz y la que sólo aguantó tres meses de lactancia soy yo. Soy yo a pesar de haber jurado no hacerlo (o hacerlo mejor) desde la comodidad que da el imaginar las situaciones pero no vivirlas.

Hoy, celebrando el cumpleaños número dos de Lolo, pienso en mi, pero mi versión del pasado, en esa yo embarazada llena de líquidos, ilusión y prepotencia que creía sabérselas todas. Y, no sé si me dan ganas de abrazarla o de cachetearla. He descubierto que sólo el hacer te va dictando el deber y que ser una buena mamá también implica mirar a las otras con suavidad porque ahora si sabes que un momento difícil lo vivimos todas. Hay días que me siento la reina del mundo porque el comportamiento de Lolo le dice al mundo en la cara que todo lo he hecho bien. Hay otros, que la pataleta de Lolo hace que todos me miren con esa cara de haberme tirado al muchachito. Por fortuna ya no soy esa embarazada ingenua y entiendo que, como la vida misma, hay días que es más fácil ser mamá…y mujer. Y puedo reconocer sin temor a que me juzguen que ser mamá es hacer todo lo que una vez critiqué o juré no hacer. Éstas son algunas de las frases que usó mi yo embarazada y que le producen risa a mi yo después de dos años:

1. Yo si lo voy a poner a dormir solo en su cuarto

2. Yo si le voy a dar sólo leche materna hasta los 6 meses

3. Yo si no lo voy a embobar con el televisor, el celular o una tablet.

4. Yo si no voy a perder la paciencia

5. Yo si lo voy a regañar como se debe ante una pataleta

6. Yo si no voy a inundar mis redes sociales con fotos de mi bebé.

7. Yo si voy a recuperar mi peso rapidito

8. Yo si no le voy a dar comida chatarra, gaseosas o chocolates

9. Yo si no voy a llevarlo de vacaciones hasta que tenga 3 años y se acuerde

10. Yo si no voy a salir a la calle desarreglada

11. Yo si no voy a reducir en número y calidad mis deberes matrimoniales

12. Yo si no voy a limpiarle un sucio de la cara con mi dedo untado de babas

13. Yo si no voy a salir corriendo a urgencias por cualquier bobada

14. Yo si no voy a poner a mi hijo antes que a mi misma

15. Yo si no me voy a dejar tomar fotos recién parida en la clínica

16. Yo si no voy a recibir a nadie antes del primer mes de nacido

17. Yo si no voy a decir las frases típicas de mi mamá

Cada día sigo sumándole frases a la lista. Y mientras más me alejo de ese ideal de ser mamá absurdo que me había impuesto más feliz me enfrento cada día a la maternidad. O como mejor lo diría en su hashtag Freda Dueñas la maternidad me ha vuelto #FelizmenteImperfecta.

 

Más de LaNuwe en Instagram, Twitter y Facebook como @lanuwe

Latest comments
  • Jajaja super … Viví exactamente lo mismo. Me encanta lo que escribes.

  • Me reí mucho con el numero 12. Jejeje

  • Ja ja ja tal cual!!

  • Cuentanos como fue darle biberon a lolo, mi hijo tiene 3 meses y por nada del mundo quiere tomar su biberon y me urge que lo haga

LEAVE A COMMENT