Este será el quinto año que celebro el día de la madre, en realidad el sexto si cuento el de mayo de 2013 con una panza a un mes de estallar.

He pasado por todos los requerimientos de regalo para que mis seres amados se congracien conmigo en este día. Para los primeros años mi regalo soñado era un día libre. Libre de todos los deberes, de todas las cosas y rutinas que precisamente me hacían merecedora de una felicitación, pero de las que yo quería huir por unas horas. No es para menos, los primeros años son los más agotadores y no había ramo de flores, caja de chocolates o par de botas nuevas que superaran mi humilde deseo de desaparecer para todos y poder dormir en paz, comer caliente y andar sin afanes.

Otros años, con el cansancio inicial superado y ávida de regalos, empezaba desde febrero una campaña más cochina que candidato presidencial y cualquier cosa que veía y me gustaba era enviada al whatsapp de mi esposo con la nota “mira esto tan lindo, ya casi es mayo, he sido una buena madre, ojo pues, después sigue el día del padre, te amo”.

Este año, para mi sorpresa he sido cauta, no he hecho lista, solo he mandado un mensaje a whastapp y ya ni siquiera pido un día libre, porque los parches con un Lolo que baila, habla, canta y pregunta todo, son mil veces más divertidos que acostarme a descansar.

Supongo que he tardado 5 años en reconocer y darme cuenta que si bien amo los regalos (no vaya ser que mi esposo se lo tome literal y me quite la dicha de destapar algo este año) por primera vez entiendo la importancia y el “por qué” celebrar el día de la madre.

Ser mamá ha sido una experiencia de humildad, fortaleza y descubrimiento y para mi.

De humildad porque solo la maternidad ha sido capaz de ponerme de frente a mis errores, me ha obligado a mirarlos a los ojos y hacer algo con ellos diferente a negarlos.

De fortaleza porque solo la maternidad me ha enfrentado a mis peores miedos sin darme si quiera el chance de esquivarlos o ignorarnos.

De descubrimiento porque solo a través de ella fui capaz de reconocer un lado oscuro tan propio de mi esencia como mis más iluminadas sonrisas.

Han sido 5 años en los que he llorado de rabia, impotencia y dolor, y esas lágrimas me han hecho crecer. Pero también he llorado de alegría y agradecimiento, y esas lágrimas me han devuelto un poco de la humanidad que no sabía que había perdido. 

De la maternidad hoy, 5 años después de haber empezado a andar su camino, sin hormonas alborotadas y durmiendo las noches (al menos la gran mayoría) de corrido, puedo decir a riesgo de sonar cursi y monotemática, que es el mejor regalo que me he dado, y literalmente empacado, en la vida.

Nada me había cuestionado tanto en la vida, nada me había retado tanto pero nada jamás me había regalado tanta felicidad.

Ser mamá es y será siempre mi mejor regalo. Porque con todo el cansancio y el dolor en el alma que a veces conlleva, es mi milagro, mi sueño cumplido, el camino que escogí y quiero seguir recorriendo. Es el mejor regalo porque solo la maternidad me ha dado la posibilidad de conocerme a fondo, me ha obligado a reinventarme, a corregirme una y otra vez y ha sembrado en mi el deseo de convertirme en un ser humano más consciente y poderoso del que era antes de tener a un hombrecito en casa que me llamara mamá. 

La importancia del día de la madre para mi, 5 años después de serlo, radica en celebrar que solo una madre sabe a ciencia cierta de qué esta hecha. Si bien la valía de una mujer no radica en ser madre, las que lo somos conocemos a fondo ese valor porque muchas veces lo hemos cuestionado.

5 años después de ser madre, reconozco que el mejor regalo para una mamá es precisamente poder haberlo sido.  

Feliz día a todas ustedes mamás que me leen, que se han vuelto mis cómplices, mis psiquiatras y muchas veces mis consejeras, el mejor regalo ya se lo dieron ustedes mismas y nació de su barriga, pero celebren como nunca este fin de semana porque gracias a nosotras las familias se construyen, gracias a nosotras hay niños felices en el mundo. Y las cosas lindas que le regalan color al mundo como la familia, el amor y los hijos siempre será algo que vale la pena celebrar. Así que celebremos porque al final de la jornada solo nosotras sabemos cuánto lo merecemos.

 

Sigue La Nuwe en Facebook
Sigue La Nuwe en Instagram
Sigue La Nuwe en Twitter
Sigue a Vargato en Instagram, apoya al 10%

Por más que me traigan pruebas que evidencien lo contrario, nadie me quita de la cabeza que el hecho de que el día de la madre caiga un mes antes que el día del padre es una perfecta planeación estratégica femenina para saber que tanto nos debemos esforzar o relajar con la celebración de nuestros 10%.

Regalo a Papá

Que ellos se merecen nuestro esfuerzo y nuestro espíritu detallista en este día por su labor en sí como padres, no me cabe la menor duda. Pero aunque sabemos que las comparaciones son odiosas, somos mamás y sabemos que son inevitables. A más de una se le ha pasado por la cabeza la pregunta ¿y éste que fue lo que me dio? cuando de buscar el regalo perfecto para papá se trata. Yo en particular este año estoy muy embollada.

Mi celebración del día de la madre, afortunada y desafortunadamente, estuvo increíble. Afortunada, porque ese día me lo celebraron como si yo fuera una mamá ultra maravillosa, como si no fuera humana sino diosa, y como si tuviera más hijos naturales y adoptados que Angelina Jolie. Desafortunada, porque ante semejante celebración me pusieron la vara demasiado alta y ya me queda muy mal salir con un chorro de babas en el día del padre. Así que desde hace semanas vengo devanándome el cerebro buscando regalos originales para mi 10%. Si bien nosotras, las mujeres, somos las complicadas de la casa, en cuestión de regalos ellos son imposibles. Y no precisamente porque corran a cambiarlos como nosotras sino porque las posibilidades son limitadas. A una mujer la puedes embolatar con una cadena, con un splash, con una blusita, con un ramo de flores, con unos chocolates, con algo de maquillaje, con cremas, brillos, zapatos, con casi cualquier cosa que brille así no sea oro. En cambio a los hombres le repetimos una y otra vez la misma receta: camiseta, medias, loción, camiseta, medias, loción y de tanto en tanto le pegamos al perro con un gustico que logramos descifrarles, porque ellos no andan por el mundo, como nosotras, señalando antojos en cada vitrina.

Así que después de darle muchas vueltas al tema, descubrí que los mejores regalos que le he dado a mi 10% durante estos 7 años poco tienen que ver con esos que conseguí yendo de almacén en almacén copando la tarjeta de crédito. Así que si usted no ha conseguido el regalo perfecto del día del padre tome atenta nota a estos regalos infalibles:

1. Desayuno a la cama:

Las abuelas la tenían más clara que nosotras, no en vano siguen repitiéndonos que a un hombre se le conquista con la comida. Pero si usted es como yo, medio negada para las artes culinarias no se preocupe. Hay opciones que la harán quedar como una reina sin tener que madrugar a exprimir naranjas, sin tener que botar los huevos que no quedaron en forma de corazón, sin tener que poner a remojar la olla en la que se le quemaron los pancakes y sin tener que perder una hora de arrunchis mañanero tratando de quitar el chocolate regado por toda la estufa. Llevarle a su marido un desayuno a la cama sin tener que ensuciar un solo plato no tiene precio. Yo he probado todos los que ofrece www.lachocolata.com.co y los recomiendo con todo el temor a que se vuelvan adictas como yo.

2. Una carta

A veces se nos olvida lo poderoso que es poner nuestros sentimientos en una hoja de papel. Creemos que los emoticones que mandamos por whatsapp son más que suficientes para que la otra persona sepa cuanto la queremos. Pero las palabras escritas a veces expresan mejor lo que las habladas no alcanzan. Cuando nos tomamos el tiempo de escribir al menos 3 renglones a mano, sinceros y sentidos descubrimos en la cara de sorpresa del otro que sólo hasta ese momento esa persona ha entendido lo mucho que la amamos. Mi 10% no agüa ojo ni viendo “Bajo la misma estrella” y el pasado día del padre (que era oficialmente su primero) decidí hacerle una carta en una hoja de cuaderno sin mayores pretensiones que resumir su primer año como papá. No sólo descubrí que no tenía el lagrimal atrofiado ni una piedra en lugar de corazón sino que el hecho de que yo le reconociera las grandes y pequeñas cosas que hacía con Lolo hacían que todos los esfuerzos valieran la pena y lo motivaran a ser un mejor papá. Hace poco me reconoció que guarda la carta en su billetera y que la lee de tanto en tanto cuando necesita un shot de buena energía. No tenemos que ser los mejores escritores y en cambio estaremos dando un regalo único e invaluable.

  1. Un día sin dar lora.

O al menos medio, para nosotras puede ser de las cosas más difíciles de hacer pero ellos estarán inmensamente agradecidos. Como mujeres, y más como mamás, creemos que nuestra misión es ir por el mundo criando a la gente, enseñándole buenos modales y corrigiendo conductas indebidas. Se nos olvida que nadie aprende con cantaleta y nos volvemos expertas en repetir las cosas como un disco rallado. Ellos, nuestros 10%, son nuestras principales víctimas. Yo he empezado la tarea, y aunque no ha sido fácil, he logrado varias horas seguidas mordiéndome la lengua. Mi meta es llegar a una semana completa y en un futuro espero completar el mes. La vida es más bonita cuando la manera de hacer las cosas de mi 10% (cosas que yo haría obviamente diferente) me parecen chistosas e ingeniosas y no mal hechas y desesperantes. Con sólo cambiar ese chip la cantaleta disminuye en un 90%, los matrimonios se hacen más duraderos, las tardes más amenas, los hijos más felices, las mujeres más bonitas y los maridos más hogareños. Haga el intento, dele ese regalo a su 10% y de paso dese ese regalo a usted. Olvídese de una vez por todas de esa ex novia que su 10% sólo recuerda cuando usted la menciona, relájese si se demora 5 minutos más en la oficina, ríase si olvidó llevar la pañalera y cállese si no tiene algo bonito que decir.

  1. Ver su programa favorito

Para algunos será fútbol, para otros películas de acción, una serie fantasiosa o una carrera de Fórmula 1. Las horas de televisión después de un hijo son limitadas, por eso cuando tenemos el espacio de acostarnos en la cama y ver algo que no tenga como protagonista un animal idealizado, carismático, hablador y además con buena voz, es normal que queramos ver algo que nos gusta. Muchas veces eso que queremos ver no concuerda con lo que nuestro 10% quiere ver. Pero darse la oportunidad de ver eso que a ellos les encanta puede despertar en usted nuevas pasiones o al menos temas de conversación. En mi caso, este mes prometí verme la saga completa de Star Wars sin dormirme, leer un libro en vez de molestar mientras él ve la Fórmula 1, y ver partidos de la copa América así no juegue Colombia. Prometí hacerlo sin hacer cara de pereza y él prometió contestar pacientemente las preguntas estúpidas que este tipo de programas pueden despertar en mi, además de ver esa comedia romántica que llevo meses rogándole.

Apuéstele con toda este día del padre a hacer a su hombre feliz y verá que usted será la ganadora…

Una vez al año, solo una, el mundo entero nos hace sentir como una mamá maravilla. Poco importa si tus familiares realmente te consideran una gran mamá, al parecer por el simple hecho de haber concebido un hijo (no estoy diciendo que sea fácil, pero comparado con el resto, puede ser lo menos importante) ese día todos quieren rendirnos pleitesía. Ese día a todas nos dicen que somos las mejores mamás del mundo y nosotros les creemos. Los vendedores de flores y chocolates hacen su agosto. Y siempre hay alguien, que a falta de imaginación, sale con la frase “El día de la madre debería ser todos los días del año”.

Juemadre Original BLOG

Que barbaridad! Si todos los días fueran de la madre entonces ¿cuál día podría ir la madre a cambiar los regalos que no le gustaron, digo, quedaron?.
Si todos los días fueran de la madre las ciudades colapsarían por culpa de la movilidad y entonces el alcalde, atascado en una autopista con su madre, tendría que llamar a su gabinete para institucionalizar el día de la madre sin carro.
Y por si fuera poco, si todos los días fueran de la madre, la loza sucia de los desayunos que nos llevarían a la cama todas las mañanas, quedaría a cargo de nuestros hijos y esposos, y todas sabemos lo que eso significa.
Por más que lo pienso esa frasecita tan repetida, además de ser el peor cliché, después de “feliz día de la madre para usted que no es mamá pero si mamasita”, es una aberración.

Lo cierto es que por cada día de la madre hay otros tantos días muy “hijuemadres”. Y en vez de proponer un año entero celebrando el primero, deberíamos proponer otra fecha para celebrar también el haber sobrevivido a los otros. Otro día del año para recordar que ser mamá es haber estado fuera de casillas. Un día Juemadre en contraposición al día de la madre en el que le hiciéramos un homenaje a esos días en los que estamos a punto de perder la paciencia y lo único que queremos es olvidar, por un instante, que somos mamás. Porque si bien la maternidad es lo mejor que nos ha pasado, por momentos pasa de ser un comercial de Johnson y Johnson a ser una película de terror japonesa.

Porque sí, hay días difíciles, muy difíciles, días Juemadre. Días en los que mientras tratamos inútilmente de impedir que nuestras lágrimas salgan “sueltas como gavete” (perdón, el reggeaton me ha hecho mucho daño) o mientras tratamos de calmarnos infructuosamente contando hasta diez, nuestros chiquitos insisten en empujarnos al límite de nuestra cordura como si quisieran descubrir de que tanto somos capaces.

Días tan Juemadre que una simple sentada a comer, con dos intentos fallidos de coronar una cucharita de sopa en la boca de ellos, nos puede quitar el apetito al mejor estilo de una novela mexicana.

Días Juemadre que justo cuando nuestro hijo está teniendo su peor comportamiento, tenemos que soportar al lado al niño perfecto y por supuesto, a los ojos inquisidores de su mamá haciéndonos sentir como una madrastra de Disney que todo lo ha venido haciendo mal.

Días Juemadre que necesitamos hacer una pataleta peor que la que le estamos tratando de calmar a nuestro hijo o al menos tener un segundo para sentarnos en una esquina a llorar.

Días Juemadre en los que entendemos a nuestras mamás, pero quisiéramos hacerles el reclamo por no habernos advertido que muy escondida dentro de tanta alegría, por momentos, aparece una angustia agotadora.

Lo bueno es que no son todos los días, ni son la mayoría, ni mucho menos las 24 horas. A veces son tan solo 5 minutos de desespero que terminan en un ataque de besos porque nos convencieron con la gracia aprendida del día.
Lo malo, estos días que nos parecen tan difíciles no son nada comparado con lo que se nos viene encima.

Hay una frase que mi mamá me ha dicho dos veces en la vida: “ahora es que vas a empezar a sufrir”. La primera vez me la dijo cuando tuve mi primer novio, valga la pena aclarar que tuve que rogarle a mi papá muchos meses para que me dejara tener uno, así que cuando la oí, me pareció exagerada, mal intencionada y fuera de lugar. Seis meses después, ella me abrazaba mientras yo, atragantada con mis lágrimas, trataba de exorcizar mi primera tusa y empezaba a entender lo que ella me había querido advertir.
La segunda vez fue cuando le conté que estaba embarazada y esta vez si quedé loca. Si dos rayitas azules nos habían puesto tan felices a las dos, cuál era el lío?
El lío es que aunque es totalmente cierto ese otro cliché que dice que uno no sabe lo que es la felicidad infinita hasta que tiene un hijo (lo siento por las que no son mamás que están cansadas de este argumento y no lo creen, pero es verdad) también es cierto que una vez se es mamá se conoce por primera vez lo que es un dolor del alma. Y lo que años atrás hubiéramos considerado como una tragedia, pasa a ser un chiste comparado con lo que ahora tememos que nos pase y sobretodo que le pase a nuestros hijos.
Y es aquí cuando los días Juemadre se vuelven realmente difíciles.
Tener hijos es saber que tus hijos te romperán el corazón y no precisamente por un llanto inconsolable o por un rayón en el sofá nuevo. Nos lo romperán de verdad y muchas veces, y de alguna manera seguiremos ahí pendientes de cada paso como siguen nuestros papás a pesar de nuestras estocadas contra ellos. Una vez se es madre aprendemos a plancharnos el corazón arrugado cada tanto. Sonreímos y nos hacemos las güevonas esta vez para nosotras, porque sabemos que lo Juemadre es recuperarnos de los golpes que le van a dar en el corazón a ellos, que valga la pena decirlo, la mitad es nuestro.

Estos artículos también te pueden interesar:

Top 5 – ¿Y yo qué clase de mamá soy?

De paseo sin bebé – Expectativa Vs Realidad

Ser o no ser mamá

Más de LaNuwe en instagram, twitter y facebook como @lanuwe