top 5 frases original BLOG 2

 

Diciembre: Mes que nos embriaga de felicidad, amor por el mundo y buenos deseos. Es el mes perfecto para compartir en familia. Las novenas, el día de las velitas, noche buena, día de los inocentes, año nuevo, reyes… mil y una excusas para pasar momentos familiares increíbles. El guayabo nos llega en enero cuando nos damos cuenta que el exceso de familia, así como de comida, tiene sus contraindicaciones. Superar unas vacaciones familiares sin al menos una pequeña rencilla o un cruce de frases fuertes, es todo un reto y requiere de mucha paciencia, tolerancia y amor (Comienzo a entender porque estas palabras siempre van en los slogans de navidad).




Si alguien ha regresado de unas vacaciones sin haber sentido al menos por un segundo ganas de ahorcar a algún familiar, por querido que sea, debe ser huérfano, estar pendiente de santificar o, en la mayoría de casos, ser hombre. No es un secreto que las mujeres todo lo complicamos y más aún cuando somos mamás.

Mi consejo para no dañarse futuras vacaciones o empezar un contrapunteo con alguien de la familia, del que después se va a arrepentir, es que prepare la mejor respuesta que puede dar ante las adversidades. Por adversidades me refiero a una serie de comentarios desafortunados que no tuvieron la oportunidad de darse un paseo por el cerebro antes de llegar a la boca y que una vez eres mamá no faltará quien te los haga. Para el que los hace puede que sean poco trascendentales y divertidos pero a nosotras nos despiertan el Charles Manson que llevamos dentro.

1. “Ustedes ahora son muy flojas. Yo no entiendo de que se quejan. A mi si me tocó difícil, con cuatro bebés seguiditos, sin empleada, con pañales de tela y con un esposo como los de antes que no ayudaban para nada”

Respuesta que quisieras dar: Que embarrada que te haya tocado vivir en esa época. Supongo que, además de pañales desechables, tampoco se habían inventado métodos de anticoncepción seguros porque a quien se le ocurre tener 4 hijos en menos de 5 años. Es más, a que hora lograbas quedar embarazada con un marido que no se aparecía por la casa. Entiendo tus achaques yo también estaría rendida.

Respuesta que debes dar: Sonríe y hazte la güevona

2. “Yo ya le hubiera dado una buena palmada a ese niño; a mi si que no me venga a hacer ese berrinche”

Respuesta que te gustaría dar: Si tuvieras hijos (porque paradójicamente esta frase siempre es dicha por gente sin hijos) entenderías que si en medio de este berrinche me pongo a la par o más violenta que él, la cosa no va a mejorar sino por el contrario va a empeorar al punto de desencadenar la tercera guerra mundial. Estoy tratando de que tengas un momento mas ameno al ser condescendiente y llevar las cosas por la buena. Yo ya veré en la tranquilidad e intimidad de mi casa como lo corrijo.

Respuesta que debes dar: Sonríe y hazte la güevona

3. “Te vas a acostar ya? No seas tan aburrida”

Respuesta que te gustaría dar: Te parece aburrido que haya estado todo el día en la piscina, no echada bronceándome como tu, sino jugando a tiburón, ahogados y medusa (meter la cara y hacer burbujas hasta que los ojos no pueden tener un vaso más reventado). Te parece aburrido que haya tenido que volver a otra tanda de piscina mientras tu le hacías la siesta al sancocho? Creo que me merezco descansar ya que mañana tu no me vas ayudar a cuidarlo y solo lo vas a alzar los 5 segundos que te demoras tomándote una foto con él.

Respuesta que debes dar: Sonríe y hazte la güevona




4. “Lolo está muy mimado y antipático, vieras el nieto de Faustina lo simpático que es con todo el mundo”

Respuesta que te gustaría dar: A lo mejor si lo visitaras más seguido no le parecerías tan extraña. Si lo conocieras un poquito más sabrías que no le gusta que lo traten de abrazar a la fuerza, que le duele cuando le pellizcan los cachetes y que se asusta cuando le gritas, así sea ese trabalenguas que te parece tan divertido. Creo que por eso cada vez que te ve sale despavorido. Lolo no es antipático, es selectivo. Ah y el nieto de Faustina no puede importarme menos.

Respuesta que debes dar: Sonríe y hazte la güevona

5. “El niño estaba bien hasta que llegó la mamá”

Respuesta que te gustaría dar: Qué pu… carajos estás queriendo decir? Ni siquiera voy a intentar elaborar una respuesta, acércate y toma tu cachetada.

Respuesta que debes dar: Sonríe, hazte la güevona y ve por un trago.

Si el traguito no ayuda piensa que todo siempre puede ser peor, conozco a algunas que les salieron con ésta joya: “Yo no sé a quién se parece ese niño, porque por este lado de la familia no es.”

Y si eres de las que te sentiste identificada, aludida o atacada con alguna de estas frases, simplemente sonríe y hazte la güevona. Para ser una mamá feliz a veces eso es todo lo que se necesita.

Sígueme en Instagram, twitter y Facebook: @lanuwe